Esta es mi historia...

Cuando todo empezó en este camino de la locución, hace más de 10 años, pensaba que este era un trabajo como los de muchos conocidos, con horario de 8 de la mañana a 5 de la tarde y lo que desconocía es que esa parte de “trabajo” se olvida cuando empiezo a grabar.

Allí me divierto con cada proyecto. Dejo a un lado a Santiago para ser lo que cada uno de los que confian en mi trabajo quieren que sea.

Desde la cara amable de la marca para recibir llamadas en un IVR, y atenderles con amabilidad, el señor que cuenta una historia de experiencia sobre un producto o servicio en un comercial, un jardinero mexicano que saluda por la cámara de CCTV a la dueña de la casa al llegar a trabajar, o el joven Colombiano que cuenta muy a su manera la experiencia única que ha vivido recientemente con algun producto o servicio.

Tambien puedo ser un personaje encarnando a un huevo que tiene nervios por caer a un sartén muy caliente, un campesino colombiano proponiendole un negocio a alguien o haciendo una reseña de un producto.

Cada proyecto es distinto. Por eso primero que todo conocemos los detalles del proyecto y los tiempos de ejecición que cada uno tiene disponible, los tiempos de respuesta mios son muy cortos. Animate a conversar

Con los detalles del proyecto nuestra charla se puede extender o ser tan corta que de una vez pasamos a los costos, contratos, formas de pago, derechos a sessionar o grabaciones remotas de ser necesario para empezar a trabajar.

Lo más importante es divertirse y lograr cosas maravillosas para superar el impacto deseado